FANDOM


Todos los cuerpos poseen conciencia, desde el más pequeño hasta el más grande. La conciencia está formada por el conocimiento que un ser posee de si mismo y su entorno. El ser humano ha estado intentando crear por si mismo inteligencias artificiales capaces de alcanzar cierto grado de conciencia. Sin embargo, estas conciencias no llegan a asemejarse en lo más mínimo, pues la conciencia no se basa únicamente en la capacidad de razonar y entender el concepto del "yo", sino en que esa conciencia prevalezca más allá de su cuerpo. La principal diferencia entre la conciencia de los seres vivos y la inteligencia artificial es el hecho de que esta última se desvanece una vez los códigos programados para que esta se forme son eliminados.

Aquello que diferencia a los humanos y demás criaturas de las máquinas, es el alma, elemento principal necesario para mover y proporcionar vitalidad a un cuerpo, esa es una realidad conocida y necesaria en todos los planos astrales.

Eso1034a
El alma, también conocida como fuerza vital, prevalece más allá de la vida y la muerte. El alma contiene los recuerdos y rasgos de la personalidad que van a ser traspasados de cuerpo en cuerpo.

Todo cuerpo necesita un alma, independientemente de cual sea. Existen casos de cuerpos que necesitan abastecerse de otras almas para poder seguir en funcionamiento, como es el caso de algunos demonios y criaturas cuyos cuerpos son inestables.

El alma tiene varias particularidades, como la de ser eterna o la de poder ser consumida. ¿Consumida en qué sentido? Que un alma sea eterna no significa que no pueda apagarse durante un tiempo. Las almas pueden entrar en estado de letargo por si mismas o de forma inducida:

  • En el caso de ser inducida: Todas las almas poseen un tipo de fuerza, las almas más débiles pueden ser consumidas por demonios y otras criaturas que necesitan más de un alma para mantener su cuerpo activo. Una vez consumidas, estas almas no despertaran hasta que el ser que las haya consumido perezca. En caso de que el ser muera, todas las almas dormidas en su interior, incluida el alma activa dueña del cuerpo, son liberadas.
  • En el caso de entrar voluntariamente en el modo letargo: Las almas se quedan en el Hades en lugar de regresar a la vida tras su juicio. Una vez han conseguido reunir la energía necesaria para continuar moviendo el cuerpo que hayan escogido, se dirigen al plano astral que les corresponda y continúan con su nueva vida.

Las almas reencarnan una y otra vez, perdiendo sus recuerdos de vidas anteriores. Este es un proceso que se repite de forma eterna, sin embargo, para ser capaz de mover un cuerpo, las almas necesitan energía, la cual está siendo utilizada constantemente mientras se le da vida a un cuerpo. Para continuar moviendo un cuerpo tras otro, el alma necesita entrar en modo letargo, que se asemeja a lo que los humanos conocen como dormir. La energía necesaria varía dependiendo del cuerpo y del alma, algunas almas no necesitan descansar mucho mientras que otras entran en modo letargo tras cada reencarnación.